19
Ene

Implantes dentales: beneficios

Hoy en día, los implantes dentales son la mejor solución cuando hemos perdido alguna pieza dental. Actualmente, las técnicas en implantología dental son muy precisas y son una opción segura frente a otros tratamientos, como la prótesis dental.

¿Cómo es un implante dental?

Un implante dental es una pieza artificial con forma de tornillo que trata de emular la raíz del diente perdido y está diseñado para adaptarse a la dentadura. Este tornillo se une al hueso de la mandíbula de forma natural, quedando fijo.

Una vez puesto el implante, se coloca la corona atornillada, sustituyendo completamente el diente perdido. De esta forma, la dentadura vuelve a tener un aspecto agradable, como si se tratase de un diente más.

Hay distintos tipos de implantes dentales, dependiendo del material con que estén fabricados. Actualmente, se fabrican con materiales biocompatibles, principalmente titanio, que se integren con la estructura ósea y no sean rechazados.

A continuación, veremos cada uno de los beneficios que aportan los implantes dentales ante la pérdida de dientes y frente a otro tipo de tratamientos.

Los implantes dentales mejoran la estética

Una de las principales preocupaciones de los pacientes que han perdido alguno de sus dientes o muelas es recuperar la estética y no solo la funcionalidad de las piezas perdidas. En estos casos, la mejor solución es la colocación de implantes dentales.

Además, es importante sustituir lo antes posible la pieza perdida, ya que la pérdida de dientes provoca cambios en la fisionomía de la mandíbula y la cara.

Después del tratamiento, el implante se integra en el hueso de forma natural y, junto a la corona, tiene una apariencia exactamente igual a los dientes o muelas naturales, de forma que estéticamente no hay diferencia entre el implante y el resto de dientes.

Se mastica mejor que con una prótesis

En general, los implantes no causan ninguna molestia o dolor al masticar. Debido al proceso de osteointegración, el implante se fija al hueso y funciona igual que los dientes naturales, consiguiendo una oclusión mayor que con una prótesis.

Opción más segura que una prótesis

El procedimiento para colocar implantes es seguro y se trata de una cirugía mínimamente invasiva, que no requiere modificaciones o ajustes en los dientes adyacentes. Además, en algunos casos, gracias a la carga inmediata, en una sola sesión se pueden colocar los implantes y coronas provisionales.

Los implantes dentales, son una solución más estable y más cómoda frente a la prótesis, que puede moverse y causar molestias. Para su limpieza, también resulta más sencillo, ya que es similar a los dientes naturales.

Los implantes dentales tienen una tasa de éxito bastante elevada, superando el 90 % de los casos. Según las estadísticas, mantienen su funcionalidad después de 20 años en el 80 % de los casos.

No hay que olvidar tampoco el proceso de osteointegración, es decir, la unión entre le implante dental y el hueso alveolar, que regenera el hueso y consigue una fijación rígida del implante.

¿Qué desventajas tiene un implante frente a un puente?

La principal desventaja de los implantes es el precio, ya que es un procedimiento bastante costoso que, para algunas personas, es difícil de sostenter. Sin embargo, un implante supone mayor rentabilidad a largo plazo, ya que su duración es mayor que otros tratamientos, como la colocación de un puente fijo.

Además de esto, hay que tener en cuenta que, en algunos casos, existe la posibilidad de que el hueso rechace el implante. No obstante, el riesgo de fracaso en la colocación es muy bajo y rara vez ocurre esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *